Odisea Educativa

¿Es negativo que el agua cotice en la bolsa de valores?

POR: “LA FACULTAD” | ECO. JULIO SKOTIUK

A mediados de diciembre de 2020 se pudieron ver varios titulares de noticias relacionados con la cotización del agua en la bolsa de valores. El tipo de titular más común señalaba que ahora el agua cotizará en Wall Street. Desde entonces, se han visto muchas opiniones pesimistas y contrarias a esta noticia, aludiendo a una falta de ética el hecho de que el agua esté cotizando en la bolsa de valores, siendo esta opinión quizá la más generalizada y popular debido a la visión que se tiene del agua como un bien abundante e indispensable para la vida humana y que los capitalistas de Wall Street la están viendo como una oportunidad para hacerse aún más ricos a costa de la sociedad. Sin embargo, quizá la cotización del agua en el mercado de valores no es algo tan malo y quizá quienes estén detrás de estas operaciones no están buscando mayores rentabilidades, sino sencillamente protegerse. 

Primero, ¿es el agua un bien económico? Si, si lo es. El hecho de que el planeta tierra esté formado principalmente por agua no quiere decir que ésta sea un bien cuya disponibilidad es infinita. Además, se requieren de ciertos procesos productivos para que el agua sea consumible por el ser humano. Dentro de estos procesos productivos se incurren en costos, por lo que el agua debe tener un precio en un mercado formado por los oferentes y demandantes de este bien. Por otro lado, el agua no solo se utiliza para el consumo, sino para muchísimas otras actividades, por lo que es un bien altamente demandado con una oferta que pudiera parecer infinita pero que no lo es, dado que es un bien escaso. 

Entonces ¿cómo cotiza el agua en la bolsa de valores? ¿Ahora el precio del agua que compraremos en la bodega de la esquina dependerá de los marcadores de precios de una pizarra electrónica de un edificio ubicado en Wall Street? ¿Ahora el precio del agua cambiará continuamente? La respuesta es no. Y es que lo que cotiza en la bolsa de valores no es el precio de mercado actual del agua, sino su precio futuro, a través de contratos de futuros del agua. 

Fuente: Elaborado por Csaba Nagy. Pixabay.

Antes de seguir con el caso específico del agua, conviene exponer algunas definiciones y empezaremos con la de instrumento financiero derivado. Un derivado financiero es un instrumento cuyo valor de mercado depende del valor de un activo subyacente, el cual puede ser un instrumento financiero tal como una moneda o una acción o puede ser incluso una materia prima, como lo es en este caso, el agua. Entre los tipos de derivados financieros se encuentran los contratos de futuros, los cuales son acuerdos que obligan a las partes que participen en el a intercambiar un cierto número de bienes en una fecha futura a un precio previamente pactado y que se negocian en mercados organizados. 

Los derivados financieros se utilizan con dos propósitos: 1) para especular y 2) para cubrirse de algún riesgo de mercado. La especulación es la actividad en la que se intercambia un activo a un precio con la expectativa de que a futuro el cambio en el precio de ese activo generará una rentabilidad. El riesgo de mercado es la probabilidad de incurrir en una pérdida financiera como consecuencia de cambios en el precio de un activo que se posee. Este riesgo puede cubrirse, mitigarse y transferirse a través del uso de derivados financieros.

Por ejemplo, en el caso de una actividad especulativa: si un trader analiza la evolución del precio del agua y ve que hay una alta probabilidad de que el precio pueda seguir aumentando sostenidamente y quisiera generar una rentabilidad con base en ello, pudiera pactar un contrato de futuros de agua en el que se fija el precio hoy de cierta cantidad de agua que comprará en un futuro, digamos que dentro de dos meses. Si dentro de dos meses el agua efectivamente ha subido de precio y es mayor que el precio pactado en el contrato, el trader puede generar una rentabilidad al comprar el agua en el precio pactado y luego venderla al precio de mercado, el cual es más elevado. Aquí quisiera destacar que la especulación en sí misma no tiene nada de malo ni es una práctica ilegal, sencillamente constituye una forma más de negociar en el mercado de valores. De hecho, los especuladores contribuyen a que quienes se quieran proteger de algún riesgo financiero, lo hagan.

Ahora veamos dos casos en los que un contrato de futuros de agua puede ayudar a mitigar o a transferir un riesgo de mercado. Por un lado, considerando a un productor de agua potable y por otro lado considerando a un comprador de agua potable.

Suponga que usted es un productor de agua potable y tiene la obligación contractual de vender cierta cantidad de agua dentro de dos meses al precio de mercado en ese momento, por lo que al venderla se enfrenta al riesgo de incurrir en una pérdida financiera como producto de una disminución en el precio de mercado del agua. Usted puede entrar en un contrato de futuros en el que el precio que vaya a pactar se encuentre por encima del precio al que usted espera que se encuentre el precio del agua dentro de dos meses. Si dentro de dos meses el precio del agua efectivamente está por debajo del precio pactado, usted habrá evitado vender más barato de lo que tenía previsto, logrando gestionar el riesgo.

Ahora suponga que usted es el dueño de una cadena de gimnasios y tiene la obligación contractual de comprar cierta cantidad de agua potable al precio de mercado dentro de dos meses para la venta y el consumo de los usuarios del gimnasio. En este caso, usted se enfrenta al riesgo de incurrir en una pérdida financiera como consecuencia de un aumento en el precio de mercado del agua, ya que estaría gastando más de lo que tenía previsto. Usted puede entrar en un contrato de futuros en el que el precio que ha pactado se encuentre por debajo del precio al usted espera que se encuentre el agua dentro de dos meses. Si dentro de dos meses el precio del agua efectivamente está por encima del precio pactado, usted habrá evitado comprar más caro de lo que tenía previsto.

Además, otra cosa importante para tener en cuenta es que este tipo de contratos de futuros ayuda a estabilizar tanto los ingresos como los gastos a los que se incurren. En el primer ejemplo, usted tendría un nivel de ingresos estable al vender el agua, independientemente de si el precio de mercado fue mayor o menor al pactado. En el segundo ejemplo, usted tendría un nivel de gastos estables al comprar el agua, independientemente de si el precio de mercado fue mayor o menor al pactado. 

Quienes contratan derivados financieros para cubrirse trasladan el riesgo de mercado a los especuladores. Estos últimos intentan obtener una rentabilidad a través del cambio en el precio del agua y asumen el riesgo de quienes se protegen para minimizar este tipo de riesgo. Así, quienes contratan futuros del agua pueden concentrarse exclusivamente en las actividades que verdaderamente les son rentables y que están vinculadas con sus actividades productivas, mientras que quienes especulan, o bien generan rentabilidades o bien asumen pérdidas que están dispuestos a tolerar como consecuencia de su forma de negociar en el mercado de valores.

Ahora, el precio de los contratos de futuros de agua que se transan en el mercado de valores toma como referencia un indicador bursátil llamado “Nasdaq Veles California Water Index (NQH20)” a través del Grupo de Intercambio Mercantil de Chicago o Grupo CME por sus siglas en inglés (si, el índice de referencia se transa en Chicago, no en Wall Street). Y es que, si bien los contratos de futuros de agua existen desde hace varios años y, por ende, no es una noticia nueva que el agua cotice en la bolsa, lo que sí es nuevo es que la formación de los precios de estos contratos tome como referencia este índice y es por ello que la noticia se hizo viral a finales del año pasado.

Cotización del NQH2O

Fuente: Nasdaq

De acuerdo con la página web del grupo CME, el Nasdaq Veles California Water Index es un indicador bursátil creado en el 2018 y se ha establecido como un índice de referencia para los precios del agua, proporcionando mayor transparencia, supervisión y descubrimiento de precios para la industria del agua y sus participantes. Este índice rastrea el precio de los derechos futuros de agua en las cinco regiones más grandes y comercializadas del estado de California.

Ahora ¿por qué California? El problema es que este estado de los EE.UU se ha caracterizado por presentar graves problemas climáticos que han desencadenado en épocas de sequías, de incendios forestales y de escasez de agua, por lo que la decisión más racional para un agricultor que incurre en gastos relacionados con la compra de agua para sus cosechas es protegerse ante el riesgo de precio inherente a la escasez del agua y a la problemática medio ambiental dentro de esta región, siendo una práctica muy común para los agricultores de California recurrir a un contrato de futuros de agua que les permita estabilizar sus niveles de gastos y olvidarse del riesgo en el cambio del precio. 

En conclusión: el hecho de que el agua cotice en el mercado de valores no es nuevo. Por ejemplo, agricultores de California han negociado contratos de futuros de agua desde hace muchos años. La novedad es que ahora se toma como referencia para la formación de precios futuros del agua al índice NQH2O. Por otro lado, la cotización del agua en el mercado de valores tampoco es negativo ni constituye una actividad meramente especulativa. De hecho, los contratos de futuros del agua pueden ayudar tanto a oferentes como demandantes a protegerse del riesgo de cambios en el precio del agua como consecuencia de su escasez. Su uso también ayuda a estabilizar los niveles de ingresos o gastos a los que incurre un negocio que comercializa con el agua.


Econ. Julio Skotiuk
Egresado de la Univ. Católica Andrés 
Bello / Caracas– Venezuela
Consultor en Gestión de Riesgos Financieros y Analista de Inversiones
http://www.linkedin.com/in/julio-skotiuk1991

La Facultad

¡Conocimiento a tu alcance!

https://www.instagram.com/somoslafacultad/

Contacto:

Grupo de Whatsapp | La Facultad
chat.whatsapp.com/IzcPHVmhP0eL3Zc8H94RWv

Referencias Bibliográficas

Gallego, S., Tamames, R. (1996). Diccionario de Economía y Finanzas. Alianza Editorial. Madrid, España.

Global Association of Risk Professionals. (2020). FRM Exam Study Guides. Financial Markets & Products. Nueva York, Estados Unidos. Pearson Education.